Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Liverpool celebra su quinta Champions - Foto: Agencias

Decepción en la Final de la UEFA Champions League

En este fin de semana, como en el anterior, el futbol ha quedado a debernos mucho. La crónica de un partido que al menos regaló dos goles

POR: Inti Brito S, Visitas: 394

Publicado: 01/06/19 08:55

 

Underdog: es un término usado en el mundo angloparlante, especialmente en política o deportes, para referirse a una persona o equipo que tiene pocas posibilidades de ganar un torneo, elección, debate, etc.

Y así era como llegaban el Liverpool y el Tottenham a esta final, después de haber remontado al Barcelona y al Ajax, respectivamente, en las semifinales, teníamos una final de underdogs.

A esto también agregarle el hecho de que después de cinco años no veíamos al Barcelona o al Real Madrid en una final de Champions, Liverpool venía por la revancha después de haberla perdido el año pasado ante un Real Madrid, todavía estructurado, y así regresar a lo alto de Europa después de 14 años sin ganar. Y un Tottenham que buscaba ganar por primera vez el torneo.

Todo listo, después de un minuto de aplausos a José Antonio Reyes fallecido hoy en un accidente de tráfico.

Y yo, que sinceramente esperaba ver un juego digno de una final ya que sigo encorajinado por el mal sabor de boca del fin de semana pasado, estoy seguro no soy el único...

Ni siquiera medio minuto había transcurrido cuando ya marcaban una mano de Sisoko dentro del área y vendría "El Faraón" Salah a cobrar el penal y poner el primer tanto en el marcador.

Un Tottenham desconcertado buscaba mantener la calma y comenzar a asentarse, esta misma calma que después se convertiría en un exceso de calma, que mezclado con el nerviosismo, la novatez y el "you'll never walk alone" en la grada, comenzaba a cobrar factura a los de blanco que cometían error tras error y sus figuras como Dele Ali o Harry Kane parecía que no habían llegado aún a Madrid.

Un primer tiempo "aguado", sin más que resaltar que un tiro de Robertson, después de un pique desde atrás de media cancha, tiro que se iba complicando pero que termina sacando Lloris. Y una fan que se metió al campo.

Ya para el segundo, vemos a un Tottenham con un poco más de ánimo, con menos displicencia, Harry Kane aparece por primera vez hasta el minuto 47.

Ya avanzado el segundo tiempo, Liverpool realiza la primera sustitución, sale Firmino por Origi, mientras en el juego los Spurs intentan sin mucho éxito y del otro lado un Liverpool que cada que llega lo hace con más peligro.

Restando 10 minutos de juego con un marcador de 1-0 para el Liverpool, los Spurs en su mejor momento con un Son Heung-min que busca por todos lados pero siempre topandose a un Alisson Becker que hoy cerró la cortina en la portería de los de rojo.

Después de varios minutos con el Tottenham encima, y con Alison haciéndose figura, Liverpool vuelve a intentar tomar iniciativa y consigue, con desafortunada colaboración de Rose, un tiro de esquina que parecía no prometer nada. Sin embargo, después de una serie de rebotes, el balón le queda a Origi perfilado al arco y, sin pensarlo, la cruza a un lugar donde Lloris nunca iba a llegar, dejando el 2-0.

Así termina la Champions con un estadio cubierto en rojo, con la frustración en la cara de Son, quien sin duda alguna fue quien sacó la cara por el equipo en el segundo tiempo, y una mirada de Harry Kane de decepción, sabe que dejó mucho a deber en esta final, lo hizo mal.

Y nosotros, pues por lo menos pudimos disfrutar dos goles, pero seamos honestos estos dos últimos fines de semana el fútbol nos quedó a deber mucho...