Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Las protestas que recibieron a López Obrador este sábado en la avenida Álvaro Obregón en Cuernavaca, el sábado pasado - Foto: Jaime Luis Brito

Al tiempo… La caída

El autor hace un análisis de la evolución de la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador, y de aquellas situaciones que, a su parecer, han ido mermando las cifras de la aprobación del mandatario

POR: Francisco Javier Bermúdez, Visitas: 476

Publicado: 06/04/20 08:36

 

Hace un par de meses escribí sobre la aprobación presidencial, en ese momento ésta se encontraba en más del 70 por ciento, sin embargo, advertí sobre el riesgo de una tendencia a la baja si los dos grandes flagelos que eran la economía y la inseguridad se mantenían o empeoraban, advertí incluso que a finales de año podría llegar a un 40 por ciento.

Las últimas encuestas de la segunda y tercera semana de marzo han señalado una caída brutal en la aprobación presidencial, incluyendo al tracking poll que de manera regular Mitofsky y El Economista realizan y que se publica en diferentes medios, a la par crecen las señales de descontento en diferentes escenarios, las giras presidenciales se han convertido en una mala señal para el Presidente y su gobierno, en varias ocasiones ha sufrido insultos, manifestaciones y advertencias, le han llamado “traidor”, le piden empleo y le cuestionan los apoyos que no llegan a las personas.

Recientemente en un evento en su propia tierra, en Macuspana, Tabasco, el presidente se encolerizó, la gente le dijo que los apoyos no llegan; en Morelos la gente lo encaro casi frente a frente y el estado mayor presidencial, si lo escuchó bien, el estado mayor presidencial, se desquició y en una foto que circuló en redes sociales a punta de pistola amagó a los manifestantes que incluso insultaron al presidente, se salió de control el evento.

Otra más,  en Oaxaca en estos días al asistir para conmemorar el natalicio de Benito Juárez  también fue víctima de los reclamos, no tenemos medicinas, no hay empleo, no tenemos dinero y el Presidente enmudeció, nadie es profeta en su tierra, los reclamos en su tierra debieron dolerle mucho al presidente pero la realidad se hace cada día más evidente, la luna de miel se acabó y la gente se desespera, recientemente analistas políticos advierten  que la caída en la aprobación incluso se ha dado primordialmente en los que antes eran sus fieles seguidores, un amplio porcentaje de ciudadanos piensa que el gobierno es ineficiente en el manejo de la economía y de la inseguridad.

El 45 por ciento piensa que AMLO no ha sido capaz de generar bienestar en el país, el 49 por ciento cree que no se redujo la pobreza y el 63 por ciento considera que el gabinete de seguridad es poco apto para combatir al crimen organizado. Al respecto, el 70 por ciento de la población piensa que el mayor problema que enfrenta el país hoy día es la inseguridad y no la corrupción, como lo asegura el presidente mexicano, que apenas aparece con el 6 por ciento.

En el camino de la inseguridad, también hay un pensamiento casi generalizado donde el 74 por ciento de los mexicanos consideran que la violencia contra las mujeres aumentó durante los últimos 12 meses del gobierno de Andrés Manuel. El presidente insistió en que la culpa de la violencia que vive actualmente nuestro país es culpa del neoliberalismo, pero solamente el 25 por ciento de los ciudadanos opina igual. El 60 por ciento considera que los feminicidios en realidad son culpa de la impunidad en el sistema de justicia.

En febrero del 2019 Andrés Manuel López Obrador gozaba con una alta aprobación, pasaba los 85 puntos porcentuales pero en un año, en febrero de 2020 paso a tener una aprobación de 62 puntos porcentuales, sufrió una caída de 23 puntos porcentuales en este periodo, y aunque muchos piensan que su popularidad con esta última cifra sigue siendo alta para un mandatario, la caía es brutal.

Algo que llama poderosamente la atención y que es digno de analizar es cuando se segmentan las respuestas de los encuestados por la categoría “escolaridad”. Entre mayor escolaridad, es mayor el desencanto. Los que tienen hasta primaria calificaban con un 85 por ciento la aprobación del Presidente en febrero 2019; ahora están en 69 por ciento, una baja de 16 puntos porcentuales. Pero los que tienen universidad o más son los que acumulan mayor desencanto: hace un año aprobaban con un 79 por ciento el desempeño de AMLO. Hoy están en 43 por ciento, una caída de 36 puntos porcentuales.

Pero si hace un par de meses los grandes flagelos eran la inseguridad y la economía, apareció un fenómeno desbastador para el Presidente, los feminicidios, las mujeres manipuladas o no como muchos advierten, empezaron a manifestarse hasta llegar a una gran marcha y al paro nacional de mujeres que se llevó a cabo el día 9 de marzo, las cifras no mienten, los Feminicidios en México crecieron diariamente de 7 a 10 en tres años.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública , tan solo en enero de este año 320 mujeres fueron asesinadas, y las cifras oficiales han sido acusadas por parte de colectivos y ONG de ocultar información, tal es el caso de la activista Frida Guerrera, quien a mediados de febrero de 2020 increpó al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y reveló que, en contraste con las cifras oficiales, ella tenía conocimiento de que habían ocurrido 265 feminicidios hasta ese momento.

Por otra parte, María Salguero, creadora del Mapa Nacional de los Feminicidios en México, refiere en su página oficial que, en los 64 días que van de 2020 (desde el primero de enero a este cuatro de marzo), se han efectuado 170 feminicidios, por si no fuera poco Andrés Manuel López obrador se equivocó y no logro generar empatía con el movimiento feminista, esto provocó repudio en este sector y los comentarios en redes sociales y aun en la propia marcha fueron adversos no solo para el primer mandatario sino para su esposa, quien cometió pifias al escribir en su cuenta de Facebook.

Otro factor que permea en la base social y que el gobierno parece no advertir ni siquiera remediar es la crisis del sector salud, el desabasto de medicamentos es brutal, el que escribe estas líneas es médico y pudo advertir en primera línea el desabasto más grande que haya padecido el país en los últimos sexenios, ni aspirinas había en el IMSS, menos medicamentos caros como los antineoplásicos o los medicamentos de alta complejidad para tratar enfermedades reumáticas o cardiovasculares.

El secretario de salud, el Dr. Jorge Alcocer Varela académico e investigador no es político y no pudo  blindar a su jefe de los feroces ataques de los familiares de niños con cáncer que se quedaron sin medicamentos, y es en este sector donde la cosa se va a poner peor, hasta el momento la crisis que desató la pandemia del Coronavirus a nivel internacional también golpea la imagen del gobierno Federal, muchos analistas advierten que el gobierno federal subestimó la crisis sanitaria del Covid-19 y la crisis económica que se avecina.

La imagen del presidente nuevamente se rebajó y el tema de continuar con las giras presidenciales repartiendo abrazos, caricias y besos no cayó bien en la gente en especial en el sector con mayor escolaridad, en días previos circuló un video en la cuenta personal del presidente en donde pide a la gente no espantarse, no adelantar vísperas, “nuestras culturas son muy resistentes” pidió a la gente no dejar de salir, salir a comer a restaurantes para reforzar la economía, y ¡bum!, se detonaron las críticas, golpe demoledor, un mandatario diciendo estas cosas cuando el resto de los mandatarios pide a la gente quedarse en casa, en fin, error tras error y lo que viene será peor, el impacto de la economía será demoledor, tenemos el precio del dólar superando los 25 pesos y las voces críticas en especial del sector empresarial se dejan sentir en estos días, la tormenta para Andrés Manuel López Obrador apenas empieza, Al tiempo…