Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Refugiados rohingya, etnia musulmana perseguida en Myanmar, antes Birmania, cuya persecución se vio incrementada y convocada a través de facebook en 2017. La imagen es de abril de 2018, tomada por AFP - Foto: Agencias

Más allá de la Twitósfera: Los titulares no cuentan toda la historia ¿para quién?

A una semana de las elecciones de Estados Unidos, 52 millones de personas ya votaron; EUA se prepara para controlar a los big tech, y es importante advertir los riesgos de las noticias falsas que muchas veces terminan en tragedias

POR: Estefanía Capdeville, Visitas: 198

Publicado: 27/10/20 11:23

 

Falta una semana para la elección de Estados Unidos y ya 52 millones de ciudadanos han votado por adelantado. Esta es una cifra récord y no todo parece ser por la covid-19, al parecer esta elección contará con un amplio porcentaje de participación, lo cual supera uno de los temores, que era que la pandemia y la crisis económica frenaran la participación electoral. El otro temor, el de que Donald Trump salga victorioso, todavía no lo superamos.

Mientras tanto, el 2020 vino a derrumbar esta idea del “mundo digital”. Lo que sucede en las pantallas es nuestra realidad. Y tanto el avance de la pandemia por covid-19, como el avance de la elección de Estados Unidos, lo hemos vivido desde nuestra pantalla, pero eso no lo hace menos real.

Y si en la elección de 2016, cuando salió victorioso Donald Trump, nos dimos cuenta de que el 97 por ciento de la conversación estaba en redes sociales. Ahora, con el 100 por ciento de la conversación en solo dos o tres redes sociales (Facebook, Twitter y Youtube) y cuando dos tercios de los estadounidenses creen que las redes sociales son dañinas para la sociedad, ahora sí el Congreso de Estados Unidos considera urgente regular a los Big Tech.

Y ya comenzó. El 20 de octubre el Departamento de Justicia demandó a Google por hacer tratos con compañías de teléfonos y buscadores para ser el buscador por default. ¿Sorpresa? llevamos años comprando teléfonos que ya tienen pre-cargadas todas las apps de Google.

Pero bueno, la llamada de atención hizo que Twitter pusiera sus barbas a remojar y a menos de dos semanas de la elección de Estados Unidos decidió que ya era momento  de habilitar la función de que cada que sus usuarios van a retwittear un artículo advertir: “los titulares no cuentan toda la historia”. ¿Funcionará? no creo que evite demasiado la propagación de Fake News pero parece ser una acción encaminada a mostrar que la compañía si está tomando medidas y, sobre todo, que reconocen que su plataforma ha sido utilizada para esparcir noticias falsas.

Y es que, cuando hablamos de Fake News siempre pensamos en Donald Trump o en elecciones y procesos políticos. Pero han sucedido muchas más tragedias. Desde mi punto de vista, las más trágica y desgarradora sucedió en Myanmar, antes Birmania, en 2017 cuando a través de un grupo de Facebook, un movimiento budista nacionalista organizó el ataque que cobró la vida de 725 mil personas de una etnia musulmana.

Sí. Un genocidio organizado vía Facebook. Pero no sucedió de la noche a la mañana. En 2012, cuando comenzó a popularizarse el uso de internet móvil en Myanmar, los teléfonos tenían precargado Facebook. Su uso se popularizó tan rápido que en cuatro años ya tenía el 99 por ciento de los usuarios de redes sociales, e incluso en idioma local la palabra online y estar en Facebook son sinónimos.

En 2016, un año antes del genocidio, Facebook liberó un “paquete básico” que permitía a las personas acceder a contenido de manera gratuita. Fue gracias a este uso gratuito que dos de cada cinco myanmás utilizaron Facebook como su principal fuente de noticias. De acuerdo con la ONU, Facebook fue la herramienta utilizada para esparcir odio e información falsa a través de 150 cuentas influyentes.

Así como en Myanmar solo 150 cuentas pudieron organizar suficiente violencia para terminar con la vida de 750 mil personas, de la misma manera todos los usuarios de redes sociales podemos consumir el contenido de cuentas que esparcen odio y contenido engañoso y que de una u otra manera influyen en nuestro día a día.

Desde mi punto de vista debemos de dejar de utilizar nuestras redes como una diversión o un momento de descanso y empezar a verlo como parte de nuestra vida pública en donde nos mantenemos en contacto con familiares, amigos, colegas y en continuo estado de alerta frente a cuentas que intentan insertar contenido politizado o de odio hacia algún grupo.

Para más ideas inconexas, en @yeyicapdeville