Masiosare agencia de noticias

Masiosare
Homenaje a Sigmund Freud, hecho por Salvador Dalí en 1970 - Foto: Especial

El camino de la vida: A propósito de Freud

A partir de hoy, Enrique Álvarez escribe para Masiosare, El camino de la vida; en su primera entrega, a propósito de Freud, dice que no inventó la psicología, aunque hizo aportaciones importantes

POR: J. Enrique Álvarez Alcántara, Visitas: 552

Publicado: 26/09/19 02:29

 

No quiero dejar de expresar mi agradecimiento a Jaime Luis Brito por su generosa invitación para colaborar en Masiosare; para ello, iré presentando, semana a semana, la colaboración que intitulo El Camino de la Vida. Débese tal nombre a la traducción al castellano de una película del Sensei del cine japonés, Akira Kurosawa, que en el año de 1970 realizó su película Dodes’ka-den.

Para dar comienzo a esta columna deseo retomar, lo que el propio Jaime Luis expresó en sus Tiempos Modernos (Freud, 25 de septiembre de 2019). http://masiosare.org/es/seccion/opinion/574/tiempos-modernos-freud/

En este breve trabajo señaló: “El lunes pasado se cumplieron 80 años de la muerte de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, quien debió dejar en marzo de 1938 la cuidad de Viena, a la llegada de Adolf Hitler, quien había prometido perseguirlo y enterrar sus teorías”.

El gran escritor y biógrafo de diversos personajes, Stefan Zweig, en su obra La Curación por el Espíritu (Mesmer, Mary Baker-Eddy, Freud) dedica una excelsa y poética semblanza del mismo personaje. Según este autor, Franz Anton Mesmer, de haber comprendido sus aportaciones, hoy sería considerado el padre de la psicoterapia; sin embargo, debido a la inconciencia de sus aportaciones, no dejó de ser considerado un charlatán.

Como el mismo Stefan Zweig describe, Sigmund Freud, conocedor director de las experiencias de Mesmer, fue quien cosechó tales aportes y pudo desarrollar el gran edificio, que es el psicoanálisis, como su cenital aporte, que lo condujo a ser considerado por muchos el padre de la psicoterapia.

 

El punto de partida

 

El propio Freud, en su biografía confiesa francamente: “ni en mi juventud, ni tampoco más tarde, sentí una preferencia especial por la actividad y la condición del médico (…) Me sentía impulsado, más bien por una especie de afán de saber orientado más hacia las relaciones humanas que hacia los objetos naturales”.

Más que a la psiquiatría (rama de la medicina) escoge la especialidad de la neurología; para ese entonces, ni las escuelas de medicina ni de filosofía enseñaban o practicaban la psicología. Freud tuvo que inventar una especia de práctica psicológica dentro de la neurología, aunque se enfrentase constantemente con la psiquiatría alemana.

En esta época era agregado de neurología (refiero aquí años precedentes a 1900), en este periodo se entera de que en Francia, Jean Martin Charcot realiza experimentos con la hipnosis que, Franz Anton Mesmer hubiera propuesto y desarrollado.

El joven Freud decide entonces viajar a París en el año de 1886. Contrariamente a su experiencia, conoce a un médico que, a diferencia de la escuela de Viena, de la cual proviene, no repudia de antemano la histeria y la considera una enfermedad psíquica.

Freud, en la Salpêtrière, con Charcot, se embelesa y se desarrolla como uno de los neurólogos más lúcidos de su época.

Hacia 1892-93 publica su libro La Afasia, considerado el más avanzado e importante en su época para comprender y explicar las alteraciones del lenguaje secundarias a los daños encefálicos. Asimismo, hacia los años de 1896-97, publica su trabajo Un Esquema de Psicología para Neurólogos. De la misma manera, Freud sugiere el término agnosia y es el primero que describe y explica claramente este síndrome neuropsicológico. Finalmente, en este ámbito de trabajo, hacia el año de 1910 publica su trabajo sobre la Parálisis Cerebral Infantil, libro pionero en este campo.

Como podemos apreciar, antes que ser el creador del psicoanálisis (considerada por muchos su creación más importante), hasta el año de 1910, sin duda alguna, fue el neurólogo más lúcido para comprender y explicar los fenómenos neuropsicológicos que aún preocupan a la disciplina encargada de los mismos.

Como sabemos, entre los años de 1899-1900 aparece la primera edición de su Interpretación de los Sueños, obra con la cual se considera da comienzo a la construcción del psicoanálisis. De hecho, en esta obra expone una vía de acceso privilegiada a lo que el denominó el “inconsciente”.

Según el historiador y médico suizo Henri F. Ellenberger, en su libro El Descubrimiento del Inconsciente. Historia y Evolución de la Psiquiatría Dinámica, publicado por vez primera en 1970, expresa claramente que a Sigmund Freud se debe este descubrimiento; sin embargo, no deja de referir las contribuciones y aportaciones de Pierre Janet, Alfred Adler y Carl G. Jung.

Entre los años de 1900 y 1910 Freud establece una relación estrecha con Josef Breuer, producto de la cual publican sus Estudios sobre la Histeria. A partir de estos elementos: a) La interpretación de los sueños, b) El inconsciente y c) La histeria, realiza un gran salto hacia la psicopatología de las neurosis y la psicoterapia, mediante el método de la “Asociación Libre” que le permitió trascender los métodos catárticos y el uso de la hipnosis.

Debemos pues reconocer que las aportaciones y trascendencia de Sigmund Freud para la psicología, la neurología y la psicoterapia son inocultables, pese a ello, a diferencias de Stefan Zweig, consideramos que Freud no inventó la psicología.